Capitalismo y comunismo

1.- ¿En qué se diferencia el comunismo del capitalismo?

En el comunismo el estado decide lo que conviene producir y cómo hacerlo. La propiedad es común. Se dejan por tanto a un lado las aspiraciones personales como motor de la economía para confiar las decisiones a un gobierno dotado de una estructura burocrática piramidal, más o menos democrática. Los de arriba se suponen los más preparados para la dirigencia porque han ido ascendiendo desde las bases. Ellos deciden, ellos organizan, ellos mandan. El comunismo tiene puntos débiles: baja productividad, falta de libertades individuales, crecimiento lento y a menudo ineficaz.

En el capitalismo son los individuos los que ponen en marcha la economía. El capitalismo bien organizado es muy productivo, como se demostró antes en occidente y ahora en China. Enseguida unos pocos ganan muchísimo y otros muchos (casi todos cuando no hay crisis de por medio) progresan. Pero el capitalismo tiene un grave problema, que acrecienta la desigualdad. Si no se transfiere riqueza de los de arriba hacia los de abajo el capitalismo termina haciéndose inviable en el medio plazo. De ahí la importancia de garantizar ese flujo desde la abundancia hacia la escasez.

Hasta la llegada del neoliberalismo el capitalismo fue esquivando ese problema intrínseco de la desigualdad capitalista utilizando políticas impositivas que garantizasen un mejor reparto y evitasen los abusos. Pero tras la caída del muro de Berlín esa necesaria aportación de los de arriba hacia los de abajo para que el capitalismo no se derrumbe se acabó. El poder de los inmensamente ricos, justificado por una corriente de economistas individualistas radicales, se ha impuesto sobre el poder político y sobre toda la sociedad. Si el premio al individualismo son las riquezas, ¿por qué el individuo triunfador debería renunciar a su triunfo? La respuesta correcta es porque no hay más remedio. De otro modo la escalada de la desigualdad colapsa al capitalismo.

El caso chino es una variante postmoderna de capitalismo conservando una estructura burocrática piramidal heredada del comunismo. El neoliberalismo capitalista, modelo que viene aplicando China, también Europa y en menor medida EEUU, funciona mejor sin democracia, bajo una estructura de poder piramidal.

2.- ¿Hay que elegir entre capitalismo y comunismo?

Esa polémica ya no existe. El comunismo, como sistema económico, fracasó. El régimen chino, a la vanguardia de la economía mundial, se llama comunista, pero su economía no lo es en absoluto. China tiene un modelo capitalista de desigualdades crecientes, como el resto del mundo.

El modelo en el que unos pocos planifican y deciden por los demás ha sido superado porque no funciona. Ahora manda la libre iniciativa particular, lo que a priori es más democrático y conveniente. Capitalismo es lo que hay. El problema es que el capitalismo promueve una desigualdad creciente y eso debe ser corregido. Sí o sí.

Luis Molina
nomasdeunmillon.org

De la serie Preguntas con respuestas

_

 

Anuncios

Un pensamiento en “Capitalismo y comunismo

  1. Pingback: Índice de entradas | No más de un millón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s