La desigualdad patrimonial no es justificable desde la ética

Desde la ética, y a la vista de los gráficos anteriores, es verdaderamente difícil defender esta desigualdad tan extrema. Aun así, algunos palmeros del neoliberalismo se animan a hacerlo con ese mantra tan socorrido de que los mejores merecen mayor recompensa. Para ellos, dejando que la riqueza se acumule libremente sin la intervención del estado alcanzaremos un nirvana económico donde reinará la ética perfecta. Tal modelo presupone que la aspiración de todos los individuos, o al menos de los mejores de la sociedad, es llegar a ser el más rico. De lo contrario, quienes llegaran a la cúspide de la riqueza podrían no ser los mejores sino los más arribistas, ambiciosos, oportunistas, aprovechados o trepas, y no parece lógico ceder el poder económico a ese tipo de gente.

Por bonito que nos pinten el campeonato por llegar a ser el más rico no es esa la aspiración de la mayoría, afortunadamente. De otro modo no habría maestros, ni médicos, ni investigadores, ni ceramistas, ni submarinistas, ni poetas, ni antropólogos, ni toda esa multitud que no se moviliza por un afán desmedido de riquezas.

En realidad, los que tienen como principal aspiración tener más que nadie son una minoría. La mayoría sólo aspiramos a tener lo suficiente para poder realizar libremente  otros intereses distintos al de acumular riqueza hasta el infinito. Acumular por acumular sin límite no es lo normal.

Hay mafiosos, contrabandistas, traficantes de armas, especuladores sin escrúpulos, políticos corruptos, gente odiosa y despreciable en la cúspide de la pirámide de la riqueza. Están ahí porque quieren tener más que nadie al precio que sea, porque sólo les interesa el premio económico, no porque sean los mejores en nada que se deba premiar. También habrá gente bienintencionada, que sea multimillonaria por casualidad o como efecto colateral de otros objetivos, pero entre los grandes ricos será frecuente encontrar gente que simplemente ha puesto un gran empeño en forrarse.

El premio económico no debiera ser lo más importante ni ser ilimitadamente creciente. Un buen futbolista no lo es porque le paguen mucho sino porque le gusta jugar al fútbol y lo hace bien. La mayoría no lo haremos tan bien, por mucho que nos paguen. Quien ya lo hace muy bien tampoco conseguirá hacerlo mejor sólo porque le paguen más. Pero, sobre todo, para disfrutar del mejor fútbol, todos debieran tener suficientes medios económicos para poder demostrar que son los mejores. Si en vez de primar la sana competencia deportiva un cerrado oligopolio controla el fútbol como un gran negocio, mercadeando para sus propios intereses, es fácil que las remuneraciones de los futbolistas sean irracionales y que a pesar de tantos millones no disfrutemos del mejor fútbol. Los directivos defenderán que pagan un justo premio por las hazañas de sus héroes inigualables, pero más bien parece que con esos pagos astronómicos intentan justificar sus propias ganancias, sin despeinarse, por cierto.

Nadie necesita tener demasiado para ser el mejor haciendo lo que le gusta, a no ser que lo que le guste realmente sea tener demasiado, pero esto ya no conviene al resto de la sociedad.

Anteponer el premio económico individual al bienestar de la sociedad en su conjunto conlleva otra amenaza peor que la perversión de la competencia de los mercados o la probable llegada de indeseables a la cúspide. Un sistema construido alrededor de un poder económico crecientemente piramidal terminará por derrumbarse. Los conflictos que se gestarán en él lo harán inviable en el medio y largo plazo.

De la serie:
Limitar los patrimonios para corregir la desigualdad

Anuncios

Un pensamiento en “La desigualdad patrimonial no es justificable desde la ética

  1. Pingback: Limitar los patrimonios para corregir la desigualdad | No más de un millón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s