…nuestro fundamento social

Es mejor revertir la desigualdad conscientemente, en paz, en democracia y sin excluir a nadie que esperar a que lo hagan unos gobernantes autoritarios a la desesperada tras el previsible colapso del sistema. Si eso ocurre lo pagaremos caro, y los más débiles primero.

Imponer democráticamente un límite a la acumulación de patrimonio no es una represión de la que nadie se pueda quejar. Es un paso de gigante hacia el fin de la explotación económica y la plena libertad de todos.

Debemos encontrar la forma de corregir este sistema global de dominación, absurdo, cruel e inaceptable, un modelo propio de machos luchando por la supremacía del poder, por acaparar más que nadie hasta la eternidad. Que seamos primates, no significa que debamos comportarnos como una colonia de mandriles, con perdón para estos.

La liberación de las mujeres, de los niños, de los más débiles y vulnerables, de todos, es incompatible con el gran campeonato mundial de acumulación infinita de riquezas.

De la serie:
Limitar los patrimonios para corregir la desigualdad

Anuncios

Un pensamiento en “…nuestro fundamento social

  1. Pingback: Limitar los patrimonios para corregir la desigualdad | No más de un millón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s