Elecciones y desigualdad

reparto-de-la-riqueza-España-2015jpg

La desigualdad juega un papel central en el debate público. Se lo debemos a economistas como Stiglitz, Piketty o Zucman, y a otras personas más influyentes como el Presidente Obama, que la considera el mayor desafío de nuestro tiempo. También al Papa Francisco, que coincide en esa opinión, aunque hace poco confundió ricos y pobres al denunciar que la pobreza alimenta el terrorismo. No parece que sea así. Lo que nutre el terror es la desigualdad. El terrorismo es la punta de lanza de negocios que utilizan la religión y otros medios para atraer descontentos, ricos o pobres, a una causa que no es otra que esos mismos negocios, sean económicos o políticos. Y esos negocios no están organizados por pobres. Es la desigualdad lo que alimenta el terrorismo, como sustenta y potencia también la pobreza, la destrucción ecológica, la guerra, la violencia, la injusticia, la corrupción, las dictaduras, los refugiados o la emigración.

 Sigue leyendo en el blog de Economistas frente a la crisis →

Un artículo de Luis Molina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s